Video Girl AI: Katsura en estado puro

Romance, comedia, drama y ciencia ficción...es una de esas mezclas a las que tan solo podría aspirar un japonés a la hora de contarnos una historia. En el caso de Video Girl Ai, el artista en cuestión fue el maestro de las tramas y las transparencias: Masakazu Katsura, quien creó, para deleite de aquel que alguna vez se sintiese desgraciado, la mejor y más fantástica historia dirigida para adolescentes.

 

Es realmente complicado hablar de una obra como Video Girl Ai, y más aun si se disfrutó en la adolescencia. No es que no se pueda entender siendo adulto, sino que sus contenidos, y los sentimientos que hay en ellos, solo explotan y son empáticos al 100% mientras seguimos siendo ilusos...

La madurez mata a la fantasía, y la realidad, tan sucia y maloliente, estrangula al verdadero romanticismo. Esto es algo que un adolescente aun no sabe: Sigue teniendo sueños imposibles, no necesita que impere un realismo soberano y ansía sentirse especial.

El maestro Katsura nos ponía en la piel de un adolescente llamado Yota Moteuchi, quien estaba locamente enamorado de su compañera y amiga Moemi. Yota no era especialmente atractivo, ni destacaba en lo deportivo. Tampoco vestía a la moda, ni tocaba en un grupo con fans. Era el típico chaval que se sentía desgraciado por no ser correspondido.

Amaba a alguien por encima de si mismo, y la intención no le era devuelta. Esto nunca lo podrá entender alguien que fuera capitán del equipo de baloncesto o que contase con una belleza extraordinaria... y solo lo comprenderán los que jamás fueron el principal foco de atención.

El interés de Moemi se centraba en el guaperas del colegio (Takashi), y Yota, por más que lo intentase, jamás dejaría de ser "el amigo". Takashi (también conocido como Niimai) es íntimo de Yota desde la infancia, y sabe de su incondicional amor hacía Moemi, motivo por el que la rechaza...pero Yota, romántico hasta lo imposible, se enfada con Niimei, ya que sabe a ciencia cierta que la felicidad de Moemi pasa por estar con él, y no le vale con que la rechace por simple respeto y amistad. En ese momento el dolor es doble: ni es correspondido por Moemi, ni Moemi es correspondida por Takashi, y por increíble que parezca, a Yota le duele la infelicidad de su amada.

En el momento en que nuestro protagonista desiste y tira la toalla, se encuentra, de camino hacia su casa, con un nuevo videoclub que ha abierto sus puertas en la zona: El Gokuraku.

Yota no lo sabe todavía, pero este "comercio" solo se le aparece a los que son puros de corazón. Una vez dentro, y tras decidirse por alquilar una película para pasar el mal trago, se encuentra con unas caratulas y con unos títulos nada comerciales, que parecen destinados a un publico más adulto.

Una de estas cintas (VHS), con una atractiva chica en la portada, y cuyo título responde al de Video Girl Ai: Yo te consolaré, le resulta llamativa, y se decanta por ella.

Yota llega a su casa, se pone cómodo e inserta la cinta dentro del reproductor de vídeo. Inesperadamente, la chica de la portada sale de la pantalla. Ella es Ai Amano, una videogirl, creada para ayudar a quien necesite de sus servicios. Pero hay un pequeño problema: El reproductor estaba un poco cascado, y Ai, muy mona ella cuando funciona en aparatos con buena salud, sale un poquito perjudicada...con menos pecho, voz más grave y hasta con pito!!

Al menos, esto último es lo que le hace entender al pobre Yota, para tomarle un poco el pelo. Ai tendrá que ayudar al dolido Moteuchi ("Motenai" para algunos) a conquistar a Moemi, pero la situación se complicará en no pocos momentos, pues la videogirl solo existirá mientras que el vídeo esté en funcionamiento, y mientras que su creador lo permita...

Lo que en un principio parece un lío amoroso entre tres, termina convirtiéndose en un cuarteto sentimental, en el que se enlazan diferentes historias: Ai y Yota, Yota y Moemi, Moemi y Niimai...pero todo salpicado por un humor exquisito (realmente divertido), y por una narrativa y un dibujo que camina entre el afecto y lo sexual (algo que se confunde fácilmente en plena adolescencia, por la necesidad de ambas), con toques románticos de por medio, trágicos e inclusive con lugar para la épica.

Al final, te sientes atrapado y en conexión total con Yota, y terminas por desear (al igual que él) a Moemi... al mismo tiempo que la odias. Y por supuesto te enamoras, como lector, de ese fantástico personaje que es Ai, quien será torturada (a todos los niveles) y no correspondida durante parte de la obra, y quien aspira ya no solo a sentirse querida, sino también humana.

Lo divino entrará en conflicto con lo terrenal, y la obra dejará de significar un simple lío amoroso para convertirse en un magnífico relato de ciencia ficción...y de terror.

Es muy complicado realizar un retrato a la altura, y solo puedo decir que es uno de los mejores cómics que he leído nunca, porque mezcla muy bien sentimientos contradictorios, y porque sabe transmitir todas esas extrañas sensaciones que vivimos los jóvenes en ciertos momentos.

Así como al leer un cómic de Super Man ansiabas poder volar, con Videogirl Ai empiezas a rezar para que se te aparezca algún día, mientras vuelves a casa, ese genial lugar que es el Gokuraku.

Dejando ya en claro que la trama y los personajes son de auténtico lujo, no podría dejar pasar la oportunidad de alabar también el magnífico trabajo de dibujo de Masakazu Katsura, que nos obsequia con un estilismo realista, pero muy personal, y con algunas postales realmente inolvidables. Katsura es muy conocido por la maestría con la que dibuja la ropa interior...pero sería injusto quedarse solo con esto, ya que es un maestro de lo visual en conjunto, y no solo ante nimios detalles.

Odio la literatura romántica, así como también desprecio el cine del mismo género (siempre hay excepciones, ojo), por sus repetitivos clichés y por lo poco trabajado de sus guiones y desenlaces, pero Videogirl Ai no puede compararse con esto, y está muy por encima, a todos los niveles, del simple lío amoroso.

Video Girl Ai es uno de los mejores Mangas de todos los tiempos (y sé de lo que hablo), y uno de los más grandes representantes de esa genial época ochentera/noventera que vivió la industria en Japón, antes de convertirse en una pasarela de absurdo estilismo y con adornos por bandera...

Si alguna vez fuisteis el patito feo, si sentisteis dolor por no ser correspondidos y si os gusta el manga, en general, junto a un toque chulo de SciFi, esta obra os tendría que encandilar. He dicho.

Titulo: Video Girl AI.
Autor: Masakazu Katsura.
Editorial: Planeta de Agostini
Año de edición: 2001

ISBN: ISBN 1-59116-074-X

 

 

 

 

METALMAN Autor

Redactor en Tecnodiario, editor de vídeo en RGB4K Youtube, especialista en poner voces tontas e inverosímiles, responsable de RGB4K, AFO y colaborador en Briconsola y en este sacro-santo lugar: Error de coordenadas.

Fuck Yeah!!

¿Qué opinas?